Espacios

El adiós de Discofrenia

Por: Jorge Torres.

Hace dos años y medio, Arturo Uriza y Ricardo Guzmán “Nixon” tuvieron la inquietud de crear un espacio donde la gente pudiera llegar a buscar música de una manera que despertara la nostalgia por el formato del vinilo, encontrar discos de artistas nuevos en el 12” hasta gente que empezó a conocer la magia de la aguja de una tornamesa al pasar por los surcos del material vendido: Discofrenia.

Para desgracia de muchos, la tienda cerrará el sábado 16 de enero y tuvimos la oportunidad de hablar con Ricardo Guzmán sobre las circunstancias para que se llegaran a estas instancias, el arte en Puebla y los próximos planes que tiene la tienda en línea. Esto fue lo que nos dijo.

Jorge Torres (JT): Recuerdo la carta-despedida de Discofrenia donde señalaban la alza del dólar como principal factor para empezar a tener problemas. ¿Es el único culpable para que la tienda cerrara?

Ricardo Guzmán (RG): Hay varias cosas. La primera, sin duda alguna, fue el dólar: cuando empezamos a vender su precio era de 12.25, ahora está en 18.20. Cuando ves eso, a la hora de armar tu stock relacionando que ya pagaste a la distribuidora, el flete, la importación… Al final, notamos que estamos ofreciendo un producto con un precio que ya no es el que debería ser.

Parte del cierre de Discofrenia como un espacio físico también tiene que ver con el consumo de música. O sea, somos una sociedad activa que va a muchos conciertos y lugares, pero no consumimos música. Tener una tienda de música donde la gente pueda encontrar diversos discos te pone en un desfase porque el aumento de precios deja de hacerlo tan accesible. La semana pasada estuve en Discos Mono, La Roma Records, Retroactivo y Música en Vinil (todos en Distrito Federal), y la verdad es que los discos siguen subiendo de precio y comparando precios, creo que estamos haciendo una tarea sólida.

Por otro lado, Arturo Uriza y yo estamos empezando con otros proyectos y el estar aquí de alguna manera imposibilita que demos pie a ello: Arturo mueve fechas del Wild Brunch y hace tocadas y yo estuve colaborando con Underbass, haciendo fiestas, dando clases, en fin. No es que estemos cansados de vender discos, pero preferimos detener este proceso de importación.

Ahora iniciaremos una distribuidora online en donde encontrarás principalmente música mexicana: El último vinil de Los Dorados, el 7” de Los Sex Sex Sex, el tape de Belafonte Sensacional, el tape de Ruido, etc. Nuestra intención es que la gente que ya consumía discos de Austin TV, Vaya Futuro o Las Robertas, siga teniendo un lugar donde encontrarlos. La parte importante es seguir en contacto con artistas mexicanos.

JT: Recuerdo una plática de Arturo donde hablaba sobre lo importante que es tener un formato físico en la música, yo lo asemejo con tener una tienda física, ya que las dos te dan una sensación palpable, ¿cómo cambia ahora la experiencia de adquirir un disco cuando no tienes ese tipo de contacto?

RG: Yo creo que nos vamos a dirigir a gente que ya consume música y ahora la experiencia en internet nos va a posibilitar de cierta manera estar más en contacto con la gente. Esa era una experiencia muy rica porque la gente preguntaba, recomendábamos tal vinil, lo checaban… pero también es un hecho que también ese material se empezaba a gastar por la manipulación que los visitantes le daban. Se vuelve incómodo ofrecer un material así.

Lo que estamos buscando es que cuando a un artista le pregunten “¿dónde puedo comprar tu música?” respondan “¡Cómpralo en Discofrenia!”.

JT: Si el plan ahora es moverse hacia un medio digital, ¿qué es lo que va a pasar con este espacio físico? ¿sólo será un local vacío?

RG: Viene un proyecto interesante llamado Ínsula: una galería de proyectos múltiples combinada con la experiencia de Discofrenia. Una ínsula es tierra rodeada por agua, entonces nosotros lo relacionamos con el proceso humano de tener una sensación para actuar si se está en un lugar así (comer, fumar, correr, etc.). Este lugar está rodeado por una atmosfera donde no se consume mucha música ni arte.

Aquí vamos a empezar a dar talleres de apreciación del arte, apreciación de música y diseño gráfico enfocado a portadas de discos, de flyers, etc.

JT: Últimamente muchos lugares y publicaciones están empezando a hacer una migración a lo digital: ustedes como Discofrenia, nosotros como EFE! o lugares como Nu Haus, ¿por qué crees que está pasando esto?

RG: Es muy laborioso estar en un espacio físico esperando a la gente. Por ejemplo, la gran misión de Nu Haus fue agrupar a muchos artistas independientes, crear talleres, pláticas, en fin. Pero también pienso en Darlene Boza, que tiene que sacar sus proyectos como diseñadora y artista adelante. Esto tiene que ver sobre todo con el tiempo que inviertes.

Nosotros estuvimos dos años y medio en Discofrenia y no ganamos realmente nada, todo lo hicimos de muy buena onda. Los eventos que hicimos (Teklife, Victor Rice, Ikonika ) fueron para reactivar la tienda, para que la gente viniera y consumiera. Pero si la gente no viene a consumir significa que las plataformas digitales siguen aventajando a los lugares físicos.

Creo que lugares como Puebla no estamos diseñados para trabajos alternativos, parece que todavía son para contadores, licenciados, doctores, ingenieros… todo lo que tiene que ver con arte, no es que lo dejemos en segundo plano, pero también nosotros debemos resolver nuestra de vida de otra manera. También nos habla de que la gente no está acostumbrada a consumir hasta lo que es gratuito. Esto nos sirve también como un buen stop para replantear y mutar hacia otros proyectos.

JT: Con todo el tiempo, energía y dinero invertido en Discofrenia, ¿cuál es la gran herencia que les deja cerrar sus puertas?

RG: Nos deja una reflexión. Somos capaces de hacer eventos con artistas internacionales, la gente empezó a conocer y reencontrarse con el formato, también venían a consumir otro tipo de música. Tuvimos buenas amistades, buenas noches y buenas fiestas en donde a Arturo y a mí nos invitaban y nos siguen invitando como Discofrenia DJs. Esto fue una gran experiencia, una gran emoción y una gran inversión.

No dudo que en dos o tres años vuelva a aparecer una tienda o nosotros la hagamos otra vez, pero sí dejamos un antecedente. Hubo quien compró música para ir a tocarla: Sonido Tiburón, Luis Colchado, Underbass, etc. Dimos discos a todo público que lo volvió una experiencia tocándola. Ahora, que los discos estén en rebaja es para que éstos ya tengan un lugar, un dueño. Al final la intención es que la gente consuma música mexicana.

Discofrenia ofrecerá un gran fin de semana como siempre nos tuvieron acostumbrados: lleno de música. El viernes 15 estará Ticklah (Victor Axelrod), creador del Dub Side of the Moon y miembro de Antibalas junto con Vachamata, Los Guanábana, Horcasitas y Dessi en La Morada (3 sur #2305 en Puebla). Y el sábado 16, en la 6 oriente 4B de San Andrés Cholula (donde se ubica la tienda) estarán tocando Lng/SHT, Los Sex Sex Sex, Ruido, Planetas Muertos, Bushaink, Colchado y el clásico Discofrenia Deejay’s. De verdad, no se pierdan el gran cierra de este lugar.

Victor Axelrod/Ticklah

ULTIMAS NOTICIAS

Arriba