Anaquel

La Academia del Espectáculo

Por Leo Herrera.

Guy Debord mencionó en 1967: “Todo lo que una vez fue vivido directamente, se ha convertido en una mera representación”. Vivimos en una era mediática, entre televisión radio e internet. Se ha perdido el contacto humano.

La soberbia académica de izquierda denomina de esta forma a las relaciones y las formas de vida desarrolladas a través de los medios de comunicación y sus representaciones sociales, múltiples signos y símbolos que son utilizados cotidianamente como mercancía en un mundo donde todo: electrónicos, verduras, drogas, ideas, se mercantilizan y tienen un valor en la bolsa de valores. Día a día las sociedades son bombardeadas por productos a la venta, directa o indirecta, la educación es una más de las mercancías a la venta, se venden maestrías, diplomados, cursos, certificaciones y calificaciones. Así, la labor de investigación no se encuentra exenta de esto.

Los congresos como forma mediática se convierten en una mercancía que se vende y promociona por redes sociales, revistas y otros medios de comunicación. Cosas insólitas en el pasado se observan en el interés de venderse como un producto en el mercado, hecho del presente, mediante conferencias de prensa; tal como las revistas Quo o Rostros. Se convierte en práctica reconocida el presentar varias ponencias y promocionarlas en redes sociales de internet. Compra y venta de patrocinios, espacios de propaganda abierta a quienes de una u otra forma financian el congreso. La participación académica, vaya, de investigación seria, se ve relegada a simpatías ideológicas, amistades y prestigios en el ambiente. Hoy no es extraño ver a un ex alto funcionario del Gobierno de Luis Echeverría (artífice de la Guerra Sucia, de Tlatelolco1968 y Matanza de Jueves de Corpus, también conocida como Halconazo en 1971), hablando desde la izquierda desde abajo y descalzos; a feministas sin base teórica y con un hacer violento en su intolerancia, también observamos la fascinación por el extranjero que enarbola el complejo de inferioridad de Ramos, o el de bastardad de Zea, o el de orfandad de Paz, o el del infantilismo de Bartra, múltiples manifestaciones de reverencia al europeo, principalmente. Una exacerbación de lo indígena, lo folclórico como objeto-sujeto de mercantilización intelectual, lo exótico como atractivo ante la prensa y lo primermundista. Reinvenciones de los mismo, desde San Huarachito a la conceptos más “pogres”, vacío teórico, carencia de evidencia empírica y una nula relación de la realidad, anunciado como congreso desde abajo (omitieron decir “y a la izquierda”, quizá por miedo a confundirse con los zapatistas).

La crítica velada no se pudo demorar, desde los medios de comunicación locales se ha hecho bulla respecto al ahora denominado 1er Congreso Internacional de Chairos, consecuencia inevitable al anunciarse con una prensa simpatizante de derecha o cercana al PRI o el PAN, o en el mejor de los casos, ignorante de teórica política, eso sí, con la finalidad de convertirse en un producto mediático, pues no se han conformado con las redes sociales (sí, esas que violan nuestra privacidad, que venden nuestra información a empresas y gobiernos, sí, esas inventadas por el capitalismo y que tantos millones de capital especulativo generan a unas pocas manos en nuestro odiado Estados Unidos).

Debemos preguntarnos, desde la izquierda, desde quienes pensamos en emancipación, libertad, equidad o la igualdad, si es posible que un discurso rebase la incongruencia, el vacío teórico y empírico y todos aquellos defectos que ya han sido fuertemente señalados y convertirse en un producto mediático, en una mercancía de la derecha y de las manos del capital, representadas en la vida académica, en los puntos de CONACyT, en las becas PRODEP, en estímulos, y también llevarlas a los fauces del capitalismo de los medios de comunicación y de las redes sociales. Debemos reflexionar entre generar conocimiento útil a la humanidad o convertirnos en la Academia del Espectáculo.

Haga clic para comentar

Tu Respuesta:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ULTIMAS NOTICIAS

Arriba