Visual

Pontypool o los horribles títulos en español

Por: Rodrigo Fierro

Netflix es algo curioso. Por un lado es una excelente alternativa a la televisión tradicional, tiene un montón de series de excelente calidad, documentales y un catálogo de películas más o menos grandes y más o menos de buena calidad. Pero por otro lado, la mayoría de las películas presentes en esta plataforma sufre de dos problemas muy grandes: el primero es el conocidísimo asunto de los títulos traducidos o más bien cambiados absurdamente para hacerlos “más atractivos” a las audiencias hispanohablantes, y el segundo problema es que las sinópsis son una mierda.

En serio, es un problema para todos aquellos que quieren ver algo nuevo, algo que no sea el clásico blockbuster o las nominadas al Oscar. Las películas independientes, extranjeras, las que no tienen al actor o director conocido son las que sufren más al no tener la referencia para saber si esa película puede interesarnos o no, sólo nos queda un título hyper genérico -si es un thriller le ponen “Secretos oscuros” o una mamada así, si es un drama romántico, “Amor sin barreras” y si es de terror sólo hacen un juego con “Siniestro”, “Mortal” o “Diabólico”- y una sinópsis que parece que la escribió un estudiante de secundaria desvelado o un cabrón que neta no quiere que veas la pinche película.

Bueno, todo esto va al caso porque acabo de ver en Netflix la interesantísima película Pontypool o -me lleva la chingada- “Frecuencia macabra”, que seguramente miles y miles de personas ignoran diariamente sólo porque tiene un título y una sinópsis súper chafa. No se vayan con la finta por favor, esta es una cinta que vale mucho la pena.

Todo transcurre dentro de una pequeña estación de radio del poblado canadiense de Pontypool. El presupuesto muy bajo, pero muy rendidor, se nota desde los primeros minutos y lo que al principio da señales de ser un intento más del trillado subgénero de zombis, poco a poco se vuelve algo mucho más intrigante y perturbador.


El equipo de un programa matutino de noticias y variedades, recibe reportes de que hay muchedumbres enloquecidas movilizándose en las cercanías del poblado. En su deber de informar a la audiencia, dan cobertura a los hechos a través de llamadas telefónicas con su reportero y diversas personas en el lugar del incidente -Es algo parecido a la famosa emisión de La Guerra de los Mundos de Orson Welles-. La tensión, el miedo y la confusión son palpables en cada uno de los personajes y la descripción de los eventos es muy eficaz para establecer una atmósfera y que el espectador realmente se sienta aterrado.

Si bien, esta idea de los zombis que avanzan hacia los personajes está ejecutada con maestría, no es el único truco con el que cuenta la película. Lo más interesante y lo que la pone en un lugar aparte de todas las demás historias de zombis, es que el modo de contagio es el lenguaje. Mediante la audición y procesamiento de ciertas palabras “infectadas”, el cerebro sufre un proceso de zombificación y ahí es cuando la película te pone a pensar más en lo horrible de la situación. Se deviene un análisis semántico-lingüístico bien loco que estoy seguro, el escritor ideó cuando estaba súper pacheco.

La película tiene sus fallas, el ritmo es un tanto desigual y hacia el final, el argumento se vuelve demasiado convulso. Cabe apuntar que por el ya mencionado bajo presupuesto, quizás a algunos les cueste trabajo sentirse inmersos en la narración, pero también para otros eso puede ser una fortaleza de la cinta.

Combinando La noche de los muertos vivientes, La guerra de los mundos, y las ideas sobre el lenguaje alienígena de Burroughs, esta es una propuesta muy interesante para el cine de zombis y muy bien lograda en su labor de perturbar al espectador.

Para todos los que estén interesados en estas películas “diferentes” y crean que no las van a encontrar en Netflix, sólo quiero recordarles que los encargados de nombrar en español y dar sinópsis a estas pobrecitas películas son unos flojos mediocres y esto no se relaciona necesariamente con la calidad u originalidad del contenido. La próxima vez que revisen el catálogo de esta plataforma, traten de ver un poco más allá de los desafortunados títulos y probablemente se topen con una agradable sorpresa.

Haga clic para comentar

Tu Respuesta:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ULTIMAS NOTICIAS

Arriba